Llamando lluvia

Cada año en el mes de mayo, en San Agustín Tlacotepec, Oaxaca, la gente acude a los cerros a hacer una ofrenda, en donde se sacrifican dos animales, para que la lluvia sea abundante para la siembra y cosecha del año. Uno de los animales se deja consumir por le fuego mientras que el otro es consumido por la gente de la población.

Every may community people at San Agustín Tlacotepec, Oaxaca, gather to call for good rain for the years harvest. Two sheeps are slaughtered for this ceremony and one of them is left untouched as an offering whereas the other is eaten but the people who gathered.